viernes, 1 de julio de 2011

El trabajo: ¿Cuál es tu reto más grande?

Hace unos días recibí un pedido para llenar una encuesta sobre como manejan su rol de madres las mujeres que trabajan. La encuesta tenía varias preguntas sobre quién cuidaba a los hijos, quién era el principal contribuidor a la economía familiar, entre otras cosas. La que más llamó mi atención fue una pregunta abierta que indagaba sobre cuál era el reto más duro al que una sentía que se tenía que enfrentarse como madre trabajadora. Al ser una pregunta abierta las opciones eran ilimitadas, pero no me tomó mucho tiempo decidirme: la culpa.

Hace un tiempo escribí que había dejado de trabajar voluntariamente cuando mi bebé nació. Una vez superados los primeros meses, y con ellos los miedos y angustias naturales me entraron ganas de volver a trabajar, de utilizar todo el potencial que tengo, de tener otros temas además de pañales y nidos. Así que decidí volver al campo laboral, claro que no a un empleo a tiempo completo, esos de 8 horas de lunes a viernes en los que una no es dueña de su tiempo. Decidí auto emplearme y trabajar como consultora independiente. Claro que no fue inmediato, entre que me decidía por una estrategia de trabajo, desempolvaba mi agenda de contactos profesionales para ofrecerles mis servicios y seguía pasando todo el tiempo que podía con mi hijo pasó un buen tiempo. Mi hijo tenía 1 año 4 meses cuando finalmente llegó mi primer cliente.

Pero junto con la alegría de conseguir mi primer cliente y los retos profesionales que esto traía, vinieron también los sentimientos de tristeza y culpa por tener que limitar la cantidad de tiempo que pasaba con mi pequeño. Mientras mi trabajo me permitía estar en casa y trabajar desde ahí, podía manejar tranquilamente la situación. Pero, cuando las circunstancias requerían que me ausente de casa, la situación era horrible. Dejaba a mi pequeño llorando, y gritando: “No mamá, no trabayo”, y me iba con el corazón en la boca. Llamaba a la casa para cerciórame que este bien, solo para escucharlo llorar de nuevo al oír mi voz. Las primeras veces fueron terriblemente duras, se me llenaban los ojos de lágrimas y me repetía a mi misma que esto era bueno para los dos: nos daría más independencia… aunque la verdad aún no estoy segura cómo.

Tenía, tengo aún sentimientos encontrados. No quiero dejar sólo a mi hijo, quiero pasar con él todo el tiempo que me sea posible, verlo crecer, acompañarlo mientras descubre el mundo; pero por otro lado, necesito trabajar. Por mi autoestima, por mi salud mental, porque no quiero sentir que invertí tanto en mi educación por gusto, y porque tengo que admitirlo: me hace feliz.

Es interesante, como el trabajar me ayuda a realizarme, pero a la vez me hace sentir culpable. Me parece increíble el sentir que cada vez que hago algo relacionado al trabajo siento que debería estar haciendo algo relacionado con mi hijo; y cuándo paso mucho tiempo con mi hijo siento que debería pasar más tiempo enfocada en mi trabajo. No me doy tregua. Siempre siento que me pierdo de algo. No sé, si esto le pasa a muchas madres que trabajan, pero lo cierto es que me pasa a mí. Tan es así, que ahora mientras escribo estas líneas y escucho a mi hijo reírse abajo pienso: “la que me estoy perdiendo, mejor bajo y dejo esto de lado para departir con él”. Sí, mejor bajo…