viernes, 29 de abril de 2016

Mamá gritona

Según mi hijo mayor, yo soy una mamá gritona, según él todo el día mando y mando y grito y reniego y bla bla bla, así que me filmó (sí, él mismo) me grabó en mi máxima expresión caminando molesta a renegarle por algo. Según él, soy una mamá bloguera peruana gritona

P.D en verdad no grito tanto.



martes, 26 de abril de 2016

¿Qué haces todo el día? Ocupaciones de un ama de casa desesperada

Cuando eres un ama de casa desesperada y a tiempo completo la gente siempre quiere saber en qué ocupas tu tiempo. Así, la típica pregunta que te hacen es: ¿Qué haces todo el día? A veces, esta pregunta se cambia por frases del tipo: tú que tienes tiempo, o tú que tienes flexibilidad horaria (esta es la versión más políticamente correcta). En un inicio cada vez que escuchaba alguna de estas frases o tenía que referirme a mí misma como “ama de casa”, se me rompía un poquito el corazón, me daba ataque de ira y me provocaba agarrar a palos al que osara preguntarlo o, todo esto al mismo tiempo. 

Por el contrario, ahora que lo tengo bien superado y digerido y estoy feliz siendo una desperate housewife full time cuando me preguntan qué hago todo el día o, peor aún, abiertamente me dicen cosas del tipo: “quién como tú que puedes ir a pasear en la tarde con tus hijos…” o “qué suerte tienen algunas, otros tenemos que chambear.” Respondo con un honesto y feliz: “Siiiii. Qué suerte, ¿no?”. Pues me siento muy orgullosa del trabajo que estoy haciendo como madre porque sé, o espero al menos, que de este esfuerzo, tiempo y sacrificio (sí, sacrificio pues para mí es un sacrificio haber dejado mi carrera de lado) mis hijos sean adultos buenos, con valores, trabajadores; gente feliz que aporte positivamente al mundo.
Ama de casa feliz modelando

Pero, por si alguien quiere saber qué hago tooodo el día o tiene simple curiosidad (de repente estás embarazada de tu primer hijo y quieres saber de qué se trata esto), o simplemente no se la cree. Acá le dejo un resumen de mis actividades cotidianas. Ojo, que algunas amas de casa hacen mucho más, pues además de trabajar dentro de casa trabajan fuera de casa también. Con ellas me quito el sombrero y no describo sus quehaceres pues este post sería larguísimo. Sin más, acá va una versión resumida de mis quehaceres cotidianos.

Para empezar me encargo de toda la administración del hogar; de la organización, acompañamiento y educación del día a día de mis hijos y por último, del cuidado de mis mascotas. Y si eso les suena telaza, pues les diré lo que implica:

Administración del hogar:
Logística y planeamiento: Soy la encargada de realizar el presupuesto mensual del hogar y el plan anual de abastecimiento. Esto incluye manejo de almacén (léase despensa), distribución de stock, reposición del mismo, organización de los diversos productos. Incluye también compras de los insumos alimenticios, de limpieza, salud, vestimenta y similares de acuerdo al plan mensual. Incluyen también coordinación y negociación con proveedores de servicios varios (panadero, jardinero, afilador de cuchillos y personal de servicio doméstico).

Mantenimiento y limpieza: si bien en mi caso yo no me encargo físicamente de la limpieza, si dirijo –dentro del plan estratégico- la limpieza y el mantenimiento del hogar, es decir, que se limpien pisos, baños y dormitorios diariamente con los productos adecuados. También si algún electrodoméstico se malogra o alguna de las partes de la casa se malogra (puertas, ventanas, etc.) mi responsabilidad es llamar a técnicos y/o especialistas para que lo arreglen (acá también se necesitan habilidades de negociación para negociar precios con los técnicos, electricistas, gasfiteros y similares).

Y aunque no lo crean, dentro de la administración del hogar también se utilizan los “soft skills” y un montón, porque cuando eres ama de casa también eres:
Gerente de recursos humanos: esto incluye las comunicaciones internas: comunicar a todos los miembros de la casa lo que se debe hacer, cómo, cuándo, dónde y similares. Recordar fechas importantes y especiales como cumpleaños, controles médicos, vacunas, citas con profesores y etc. Además, te encargas del manejo del comedor y el plan nutricional, en cristiano, que haya comida rica y nutritiva que tus hijos, tu esposo, el personal de servicio y por último tú quieran comer y que se ajuste al presupuesto mensual.

Pero, eso no es todo. Un ama de casa con hijos como quien escribe, además también se encarga de la parte más importante que es la 

Gestión y acompañamiento de los niños:
Esto incluye el manejo y organización de agendas de cada uno de los niños. Sí, y sí porque así es ahora. Cada niño tiene su propia agenda con sus terapias, actividades extracurriculares, académicas y similares que necesite y hay que manejarlas todas y organizarlas bien para poder cumplir con todo.

Logística: nuevamente logística acá. Llevar y recoger a los niños del nido, colegio, deporte, academias, citas médicas y similares. Preparar loncheras nutritivas, entretenidas y saludables.

Relaciones públicas: ¡¿qué?! No te pases. Pero, les digo que sí. Que las madres de familia, las amas de casa nos encargamos de las relaciones públicas y el manejo de marca (¿marca? bueno ponle imagen) de la familia. Nos aseguramos que los niños lleguen a dónde tengan que llegar a tiempo, bien peinados, limpios, bien vestidos y ordenados. Demostrando así que son (somos) personas respetuosas y educadas. Además, nos aseguramos que cumplan con las tareas del colegio y también con las actividades sociales del mismo, o sea, las fiestas. A las que los mandamos luciendo sus mejores galas, con sendos regalos y con mayor o menor producción. Además, quienes no trabajamos (fuera de la casa) solemos ir a estos eventos y a los del colegio y como representantes de la familia también llegamos pulcras, a tiempo y con nuestra mejor sonrisa (obvio, ¿no? Nadie quiere ser la bruja) y finalmente, estamos siempre pendientes que nuestros hijos guarden las formas y la cortesía: los consabidos por favor, gracias.

Enfermería y cuidados primarios en salud: esto nadie lo puede negar. Desde que nuestro primer hijo nace nos volvemos querámoslo o no, expertas en leer termómetros (y ponerlos), combatir fiebres, detectar síntomas y calmarlos.

Pedagogía: ¿quién no ha ayudado a su hijo a hacer la tarea en algún momento? ¿Quién no le ha explicado o reforzado cómo hacer alguna tarea?

Con todas estas “áreas de trabajo” creo que no tengo nada que temer el día que quiera reinsertarme en el mundo laboral. Es más, creo que podría incluir algunas más, pero por ahora esto es todo en lo que puedo pensar.


Si me estoy olvidando de alguna que les parece muy importante o hay alguna otra que les parece que no debería estar en esta lista. Me dicen.

sábado, 23 de abril de 2016

Mamá Bloguera Peruana Milagros Sáenz del Blog NeuroMamá en "Sobre El Tapete" Capital TV

Entrevista a la Mamá Bloguera peruana Milagros Sáenz González del Blog NeuroMamá, Neuro Mamá Blog en el Programa Sobre el Tapete - Capital TV con Carolina Sifuentes.
El tema fue Crianza; Muchos hijos: ¿cómo darles amor y atención a todos?

La entrevista se realizó el  20.04.2016

jueves, 14 de abril de 2016

No le haces un favor, ¡le haces un daño!

En la crianza de nuestros niños, al darles todo, al consentirlos y permitirles todo, al resolverles todas las dificultades - hasta la más pequeña - ¿Les estamos haciendo un favor? o ¿un daño?

El domingo 10 de abril fueron las elecciones generales en todo el Perú. Muchos fuimos a cumplir con nuestro deber cívico. Algunos solo votamos, otro fuimos miembros de mesa (me incluyo, porque esta vez me tocó ser suplente). Como ya sabemos, estas elecciones fueron particularmente duras: el calor de “El niño” que no se va, el aumento del número de votantes por mesa, la falta de capacitación de los miembros de mesa, los nuevos lugares de votación y un largo etc.

Este año le tocó ser miembro de mesa a un buen amigo mío. En su mesa eran él (casado con un hijo y con más de 30 años)  y dos personas más: una chica de 21 años y un chico de 24. Ambos solteros y sin hijos.  Durante todo el proceso electoral mi amigo se quedó sorprendido del comportamiento de estos dos jóvenes y no es porque nosotros seamos muy viejos y nos dediquemos a criticar a los jovencitos, para nada (estamos en la flor de la juventud). Si no, que él como padre constantemente (al igual que muchos) se cuestiona si está criando bien a su hijo y al ver a dos jóvenes de 21 y 24 años, no pudo evitar proyectar a su hijo y fantasear con cómo sería él a esa edad y, lo que vio no le gustó.

Mamá e hija sacando la lengua y conriendo

En esta difícil jornada electoral este par de chicos lucieron su peor lado. Primero, con una actitud altanera señalando constantemente que estaban ahí porque eran “buena gente” y que nadie les pagaba por hacerlo, así que no se les debía exigir nada, sino más bien estarles eternamente agradecidos. Además, ambos (el chico y la chica) tuvieron altercados verbales con votantes de su mesa y por último, ambos tenían cero tolerancia a la frustración con crisis de ira y se rendían rápidamente a la primera dificultad.

Mi amigo estaba sumamente sorprendido decepcionado pero, a lo largo de la jornada se dio cuenta que esta actitud no era del todo culpa de los chicos, si no de sus padres. Tanto los papás del chico como de la chica los llamaban constantemente a “reconfortarlos”;  “¿hasta qué hora te vas a quedar? Es un abuso, es un abuso que te tengan a estas horas. Yo pago tu multa. Ven a la casa. Me quedo yo en tu lugar.” Y otro padre: “no te preocupes, te voy a recoger en este instante y si no te dejan salir tumbo la puerta del colegio. ¿Qué se han creído para tenerte hasta esta hora/para darte esa lonchera tan misia?”. Cada uno de estos chicos recibió un promedio de 12 llamadas (sí, 12)  a lo largo de la jornada. Jóvenes de más de 21 años.

En fin, el mensaje era claro: hijit@ lind@ mi misión en el mundo es hacerte la vida recontra fácil, tú no harás nada, yo haré todo por ti y me pelearé con el mundo para que a ti nada te toque. Algunas de uds. Me dirán: Neuro mamá ¿qué tiene de malo esto? ¿Acaso no todos queremos que nuestros hijos sean felices y no les pase nada? Y sí claro que sí, pero creo yo todos los padres deseamos que nuestros hijos lleguen a la adultez, que sean individuos con valores, capaces e independientes. Pero, al solucionarles TODO en la vida, evitar que asuman sus responsabilidades, apañarles que no cumplan son su deber, solucionarles hasta el más mínimo problema no les permite crecer, no llegan a la adultez como personas independientes con recursos emocionales que les permitan manejar todo tipo de situaciones.


Para mi amigo la conclusión era clara: “Los papás – sin querer – podemos malograr a los niños. Por engreírlos tanto, por facilitarles todo. No puedes ser un hijito de mamá toda la vida”. Y estoy de acuerdo. Afortunadamente para nosotros dos, nuestros hijos son pequeños y tenemos claro que vamos a educarlos de forma tal que lleguen a ser adultos independientes y capaces. Engreír, confortar, apoyar está muy bien. Pero, anular, apañar y consentir; no. Está en nuestras manos.