lunes, 10 de abril de 2017

Netflix presenta tus NO típicas películas de Semana Santa

¿Eres de la generación que solo ve Ben-Hur, Los 10 Mandamientos (las dos con Charlton Heston de protagonista) o Jesús de Nazareth (la de 1977) durante la Semana Santa? O, ¿quizá vez algo con un poco más de acción como Quo Vadis?  

Pues creo que llegó el momento de actualizar tu repertorio y ver estas películas No tan típicas en Semana Santa que nos trae Netflix Latinoamérica pero que te harán reír, llorar y reflexionar sobre el verdadero significado cristiano y católico de Semana Santa. Y ¿por qué no? También cuestionar a la Iglesia, el mundo y el verdadero significado del cristianismo.

Sin más acá van mis 5 favoritas. Las 5 me han hecho reír, cuestionarme y reflexionar sobre mi fe y lo que significa ser creyente hoy.
Poster película tierra de María

1.       Tierra de María: Mary’s Land. Director: Juan Manuel Cotelo. España, 2013
Es una película hecha en corte de documental (entrevista a gente de la vida real). Súper entretenida. En la película un católico común y corriente es el nuevo “abogado del diablo” cuya misión es investigar a la gente que aún confía en las “recetas del Cielo”. ¿De verdad siguen creyendo en eso? ¿son charlatanes? ¿crédulos? ¿0?...  

poster película salvados

2.       Saved! Director: Brian Danely. USA, 2004
Me encanta. Súper entretenida y reflexiva. Ideal para verla con adolescentes (actuales y los que fuimos, jejeje). Es una típica “teen movie” pero con la particularidad de poner en claro lo que es importante en cuanto a la religión se trata. En un high school cristiano una alumna sale embarazada, pero quien mejor actúa al respecto no es El Pastor ni la chica más “rezadora”. Oportunidad para ver a Macaulan Caulkin y Mandy Moore junto a varios ídolos adolescentes de aquel entones.   



3.      
La Biblia – La Miniserie. Directores: Roma Downey, Mark Burnett. USA, 2013
Lo que más me gusta de esta miniserie es que ha sido realizada bajo la guía de los reputados historiadores Dirk Hoogstra y Julian P. Hobbs además, la serie se estrenó en History Channel (lo que para mí es una garantía que atrás hay una investigación seria).
Poster película Philomena

4.       Philomena. Director: Stephen Frears. Inglaterra-USA, 2013
      Un dramón de la vida real. Esta película acumuló muchos premios de la crítica especializada. Philomena está basada en el libro The lost child of Philomena Lee de Martin Sixsmith, que narra la verdadera historia de Philomena Lee y la búsqueda de su hijo durante cincuenta años. Esta película sirve para reflexionar sobre el abuso de poder en la Iglesia y los atropellos que se cometieron. Para que no vuelva a ocurrir jamás.

5.       Dios No está muerto 2. Director: Harold Cronk. USA, 2016
La 2, porque la 1 es demasiado cliché para mi gusto. Además, esta tiene como protagonista a mi ídolo infantil Melissa Joan Hart. Ojo, es una película cristiana, cristiana desde el primer segundo. El sound track también es Cristiano.  Pero, la peli invita a preguntar hasta dónde estamos dispuestos a llegar por nuestra fe.

Dios No existe película 2


                                                                                                                                                           Finalmente, no podía faltar la recomendación de películas para niños. Ambas de DreamWorks.

Películas para niños en Semana Santa
Add caption


1.       José, el rey de los sueños. La historia de José. ¿No la sabes? Pues mira la peli, porque es tal cual la encuentras en la Biblia.



2.       El príncipe de Egipto. Es la historia de Moisés. ¿Tampoco la sabes? Entonces te recomiendo que empieces ya con la recomendación #3. El documental de la Biblia porque estás bien atrasad@.

    Y bueno, eso es todo. Feliz Semana Santa para tod@s!!

martes, 4 de abril de 2017

Mi cama es mía y sólo mía

… ¡y en mi cama solo se duerme, se mira tele y se tiene sexo!

Eso nos gritaba mi hermana a voz en cuello a mis primas y a mí hace un par de semanas. Nos habíamos juntado en una noche de primas y yo me estaba quejando de lo mal que duermo últimamente pues, diariamente soy víctima de múltiples invasiones nocturnas a mi cama. Lamentablemente para mí, no puedo decir como mi hermana, que mi cama es mía y sólo mía. En algún momento la perdí y hoy le pertenece a toda mi familia. Y eso estaría bien si yo fuera practicante y/o promotora del colecho, pero NO lo soy. Y no sólo eso, estas invasiones nocturnas están arruinando mi descanso, mi nivel de energía, mi humor y hasta mi vida sexual.

Mi hermana, fiel seguidora de Tracy Hogg, admiradora del método Ferber y autora del célebre post: “Si tu hijo no duerme, es tu culpa” (clic acá para leerlo) es fiel creyente que a los niños hay que enseñarles a dormir, y enseñarles a dormir solos es uno de los mejores regalos que una madre le puede dar a sus hijos. Con esto, mis dos sobrinos de 2 y 4 años duermen solitos corrido todas las noches, y JAMÁS se pasan a la cama de sus papás. Si tienen pesadillas o se sienten mal, apenas se asoman a la esquina del cuarto de mi hermana (no entran) y la llaman. Ella o mi cuñado van y los acompañan de regreso a sus cuartos y ahí los dejan durmiendo de nuevo. Por otro lado, mi prima también es seguidora de Tracy Hogg y su método; y aunque no es tan fiel ni estricta como mi hermana sus hijos no se pasan todas las noches, toda la noche.


Así que estoy sola. No sé en qué momento perdí el control de la situación. Pero, creo que fue hace casi 4 años atrás cuando nació mi última hija y entre las lactadas nocturnas y el agotamiento diario, caía como un tronco en mi cama y no me importaba si tenía a todo el vecindario durmiendo dentro. Mi esposo también andaba muerto y así, nos dejamos ganar. El problema es que ahora los 3 se pasan casi todas las noches. Y si no son los 3, por lo menos 2 de ellos se pasan y encima mis hijos - los 3 - son gigantes. No son unos chiquititos pequeñitos que casi no se los siente. No, para nada. Son grandazos y ocupan un montón de espacio.

La situación se ha agravado con el regreso a clases, pues en el verano mi hijo mayor no sólo dormía en su cama toda la noche. Si no, se acostaba solo. La segunda y la tercera no se pasaban con la misma intensidad ni frecuencia que ahora. Por lo que definitivamente hay un factor de ansiedad y estrés muy fuerte en estas visitas nocturnas. Factor, que tengo que tomar en consideración.

Pero, estoy preparada para reclamar mi cama de nuevo. Volver a tomar posesión de ella. Tengo acá varios libros de niños para incentivarlos a dormir solos: el de psicólogas S.O.S, uno que tomé prestado de la biblioteca de una amiga y otros dos que me compré por internet. Tengo libros en español y en inglés (por si no les entra en un idioma). Mi esposo y yo estamos alineados, volví a leer a Tracy Hogg y a Winnicott y estoy mentalizada. ¡I’m ready!

Con mucho amor y con mucho respeto mis hijos se van de mi cama, y espero pronto poder decir como dice mi hermana: ¡Mi cama es mía y sólo mía, y sólo será usada para dormir, ver tele y tener sexo!


Dios ayúdame.