viernes, 12 de mayo de 2017

Es mi mamá

Todos los años, en todas las celebraciones del día de la madre de cada uno de mis hijos, siempre nos cantan la misma canción: “Es mi mamá” de Miss Rosi. Para mí, que vengo escuchándola sin parar desde hace 6 años, es un clásico y parte infaltable de mis celebraciones por el día de la madre.  No hay celebración de día de la madre que valga si alguno de mis hijos no me canta esta canción.

Y este año, será que estoy melancólica porque mi última hija se gradúa del nido, que me he puesto a pensar en  nosotras las mamás, en todas las mamás y sobre todo en mi mamá.  No sé si a todas les pasa, pero a mí sí, siempre tengo un pequeño sentimiento de culpa escabullido por ahí. Un pequeño desasosiego culposo que me dice: hoy gritaste mucho, hoy tuviste poca paciencia, hoy te dedicaste mucho a tus cosas, estás gorda (también me dice eso, el maldito), podrías haberlo hecho mejor…

Y este sentimiento de culpa, no me deja disfrutar del todo mi maternidad.

Menos, en las celebraciones del día la madre…

En estas celebraciones, en que veo a mis hijos cantando y bailando a voz en cuello (bueno, mis hijas porque mi hijo apenas si mueve los labios) esta canción o cualquier otra canción que hayan decidido dedicarme, es que me libero de las culpas, me río y me divierto y disfruto plenamente de ser mamá, de ser su mamá. Me veo reflejada en sus ojos y me veo tal como ellos me ven, plena. Perdono mis errores, dejo de lado mis faltas y me doy cuenta que soy humana, que me equivoco y que ellos me quieren así, así como soy.
Mamá e hija abrazadas ilustración

Pienso también en como muchas de nosotras – madres - nos juzgamos entre nosotras “castigamos” a quienes ejercen una maternidad distinta o se salen de la norma. Olvidando muchas veces, que a quien juzgamos es una mamá, como nosotras, con sus defectos y virtudes, pero que para sus hijos “es su mamá” y eso es suficiente.

Y cuando pienso en esas mamás que se salen de la norma, pienso en la mía. Hasta el día de hoy es fuera de lo común. Y sé también que ella tiene un pequeño sentimiento de culpa que la acecha por no haber estado “ahí” tanto como le hubiera gustado pero, así como mis hijos me cantan y se me olvida, así quiero cantarle con mi voz desafinada y que se vea en mis ojos como yo la veo a ella y se olvide de culpas y sea feliz:
¡Es mi mamá, es mi mamáaaaaa [insertar gallos, voz desafinada, palmadas y saltos] y hoy que es tu día yo te quiero abrazar. Es mi mamá, es mi mamá y hoy que es tu día yo te voy a cantar!!!


¡Feliz día a todas las mamás! hoy celebramos sin culpas y queriéndonos mucho. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si tienes un comentario por favor, déjalo aquí.